Domingo 3 de Julio de 2022

Hoy es Domingo 3 de Julio de 2022 y son las 14:38 - /// Radio de Noticias - FM 91.9 - Santa Fe - Capital - República Argentina

LOCALES

16 de marzo de 2022

Se inauguró la primera baldosa que rescata las Memorias Urbanas Feministas

Está emplazada en la intersección de San Jerónimo y Monseñor Zaspe y narra la historia de las Cautivas del Siglo XIX. Participaron de la iniciativa representantes de comunidades de pueblos originarios de diferentes rincones del área metropolitana.

La historia no tiene fecha de vencimiento. Hace 150 años, en calle San Jerónimo entre Moreno y Monseñor Zaspe, estuvieron detenidas mujeres y niñas indígenas, capturadas en la provincia de Chaco, que luego eran repartidas entre familias de la elite santafesina. Por ese motivo, en esa intersección, esta mañana la Municipalidad colocó un mojón, una seña, una huella que permita recordar esa mancha de la historia.

Un gran número de representantes de comunidades de pueblos originarios coparon las calles del sur santafesino. Estuvieron Rosa Salteño, primera cacica Com Caia de Recreo; Kajyri Chanquia, representando a la comunidad Diaguita de San José del Rincón; y Gladis Jara, traductora de la comunidad Qom de Las Lomas; entre otras integrantes de gremios, sindicatos, funcionarias y funcionarios del municipio y la provincia.

Cabe recordar, que la iniciativa se enmarca en la Ordenanza 12757, impulsada por la ex concejala Laura Spina mediante el proyecto presentado (en el 2020) ante el Concejo como una iniciativa ciudadana propuesto por las historiadoras: Teresa Suárez, Nidia Kreig, Rosa García y Alicia Talsky. El proyecto se enmarca en el programa “Huellas de mi ciudad” de la secretaría de Educación y Cultura del municipio.

Testimonios

Soledad Artigas, secretaria de Políticas de Cuidado y Acción Social del municipio se refirió a la importancia de la acción que se realizó esta mañana, a poco metros de Tribunales y la Casa de Gobierno. “Hoy estamos inaugurando la primera de las baldosas que tiene que ver con la recuperación de la memoria urbana feminista, es decir, poder reconocer el paso por esta ciudad de las mujeres, de las niñas, de los pueblos originarios”, dijo.

Por otra parte, Rosa García, historiadora y una de las impulsora de la iniciativa, indicó que en el espacio urbano “todavía no están visibilizadas las mujeres, hay un montón de estatuas y elementos simbólicos que recuerdan a los varones que son parte de la historia, pero no a las mujeres, por eso este proyecto tiene como objetivo instalar marcas urbanas que visibilicen la presencia de las mujeres en los acontecimientos históricos”.

En consonancia, Laura Spina repasó que serán un total de siete las baldosas que se instalarán: “Algunas tienen que ver con destacar la labor de científicas o mujeres notables de la cultura y el hacer y en otros caso, como en este, que evidencia el sufrimiento de mujeres de pueblos originarios que fueron traídas a la ciudad en situación de servidumbre”.

“En ese acto se conmemoran a todas aquellas madres, abuelas, hijas, hermanas, niñas, que fueron traídas hasta este punto para su explotación”, repasó sin eufemismos Kajyri Chanquia , y añadió que “recordar duele, pero tenemos que tener presente que las comunidades originarias tenemos que ayudar a cambiar esos tiempos, integrándonos a distintas agrupaciones y buscar la forma para que la reivindicación sea mediante tierra, mediantes lugares donde se hable nuestra lengua, necesitamos ocupar espacios y necesitamos que nuestras jóvenes se preparen para poder ganar esos lugares”.

Veredas con historia

La próxima baldosa de las Memorias Urbanas Feministas se colocará en 9 de Julio e Illia, donde estuvo El Ombú de la Chipacera, un espacio emblemático de la sociabilidad afro-descendiente.

Otra de las marcas urbanas se colocará en la esquina Sureste de la intersección de 3 de Febrero y San Martín donde funcionó la primera escuela de parteras de la ciudad  entre 1910 y 1922.  La cuarta baldosa, en Monseñor Zaspe, ex Buenos Aires, al 3700, señala donde funcionó La Maison Paris – 1930, sitio de explotación sexual de mujeres.

También habrá un reconocimiento a las pioneras de la investigación científica en la Escuela Industrial Superior, donde funcionó la Sociedad Científica de Santa Fe. Por tal motivo, se emplazará una baldosa en Junín entre 9 de Julio y 1º de Mayo.

Por otra parte, en 1928, al fragor de la huelga de 1921, y con antecedentes de dos décadas, se organizó la Asociación del Magisterio de Santa Fe. En ese sentido, la penúltima de las baldosas se colocará en la vereda de la Casa del Maestro en Bv. Gálvez entre las calles Laprida y Vélez Sarsfield.

Por último, en 1906 se organizó el primer Centro Feminista con el impulso de la Asociación de Libre pensamiento. El punto de encuentro eran los salones de la antigua Biblioteca Cosmopolita. Macedonia Amavet fue su primera presidenta. Por tal motivo, la baldosa en honor a ese espacio se colocará en Salta entre 9 de Julio y 1º de Mayo.

La importancia de una imagen

No hay narrativas visuales que muestran a soldados blancos saqueando tolderías y llevándose mujeres indígenas como botín, a pesar de que según los documentos del siglo XIX, esto era algo muy frecuente. Por eso el testimonio de esta fotografía es importante. Es la primera foto conocida de mujeres, niñas y niños de los pueblos originarios en el territorio santafesino, tomada en 1872 por Pedro Tappa. Documenta su paso por la ciudad, con destino hacia una relocalización forzada -organizada por el estado provincial- a San Jerónimo del Sauce.

En el pie de foto dice: “Indios traídos del Chaco por el Comandante Uriburu- alojados en la casa titulada del Carmen-, situada en calle San Jerónimo entre Moreno y Buenos Aires. Hoy se encuentra edificada la casa de Doña Flavia Sañudo de Jobson”. Esta vecina, según datos del censo de 1887 se llamaba Flavia Albina del Corazón de Jesús Sañudo de Jobson. En las fuentes se la refiere como donante de los terrenos y una suma de dinero para la edificación del Colegio La Salle Jobson.

Se desempeñó como directora de este colegio y presidenta de la Sociedad de Beneficencia. Su esposo fue coronel del ejército. En el pie de foto se menciona a Napoleón Uriburu, uno de los trece hijos de Evaristo Uriburu –y, por consiguiente, hermano de José Evaristo Uriburu, luego presidente de la nación-. Napoleón participó de distintas campañas militares al Chaco y al norte santafesino, de la cual esa fotografía se ofrece como testimonio.

Fuente: Santa Fe Capital.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!