PROVINCIALES

22 de mayo de 2017

Melincué se repone ante la adversidad del desborde e implora por buen clima

Las aguas por el rebalse de la laguna ayer abandonaron el ejido urbano de la localidad. Las defensas soportaron el embate del oleaje.

Melincué se repone estoicamente del drama de la inundación que parece presentarse cada tanto y que tuvo su antecedente inmediato en el año 2003. Ayer, las aguas desaparecieron del ejido urbano y las defensas construidas con grandes bolsones de arena a la vera de la ruta provincial 90, que en los hechos actúa como dique de contención del embravecido espejo de agua, por el momento y a pesar de las inclemencias actuales del tiempo soportaron los embates del agua y de la lluvia.

Para Waldemar Nardi, jefe de Bomberos Voluntarios de Melincué, "la situación por el momento está controlada ya que a pesar de haber llovido —en la jornada de ayer—, las defensas en la ruta y en parte del pueblo soportaron la embestida del agua".

"Esto es una lucha diaria pero por suerte y con la ayuda de todos lo estamos sobrellevando de la mejor manera. Hay que ver cómo sigue el tempo", añadió.

Por su parte, el guardafauna local Carlos Goniel explicó que "la situación se va aclarando, aunque hay que estar alerta para que no suceda lo que pasó hace dos semanas, cuando el agua llegó hasta un lugar al que nunca había llegado, como fue la esquina de las calles Alberdi y San Martín. Hubo otras inundaciones, como la de 2003 o la de 1975, que fueron las otras más importantes, y en esas oportunidades el agua no había llegado hasta ese lugar, lo que da una idea de lo que fue esta".

Lo cierto es que las pérdidas se multiplican por millones de pesos; por un lado, ante la imposibilidad de desarrollar las tareas normalmente, y por el otro, por la dificultad de cosechar como consecuencia de la falta de piso.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »