LOCALES

3 de octubre de 2017

Autorizan a los presos a instalar piletas de lona en las cárceles

Las autoridades del Servicio Penitenciario elaboraron un marco reglamentario. “La idea es que sea un estímulo para presos con buena conducta”, aseguran.

La normativa interna dispuesta por las autoridades establece siete puntos a tener en cuenta a la hora de autorizar el empleazamiento de piletines:

1) Deberá tratarse de pabellones destinados al alojamiento de internos “de buena conducta” y que a juicio del director “den muestras positivas de recuperación”.

2) Deberá requerirse el “expreso consentimiento de la totalidad de la población del pabellón y de la totalidad de las visitas”. En dicha autorización, se hará constar que “los niños y niñas que utilicen las piletas deberán hacerlo bajo supervisión estricta de las personas adultas bajo cuya responsabilidad ingresen al penal”.

3) La autorización estará “limitada a los días y horarios de visita, con la finalidad primordial de mitigar los efectos de las altas temperaturas en niños, niñas, embarazadas, adultos mayores y otras personas en especial situación de vulnerabilidad”. No obstante, los reclusos también podrán bañarse junto a sus seres queridos.

4) Las piletas se autorizarán “únicamente para el uso en forma comunitaria y solidaria”. Cualquier práctica abusiva o discriminatoria dará lugar a la revocación de la autorización.

5) “Las piletas se armarán inmediatamente antes del ingreso de la visita, y se desarmarán inmediatamente después de su retiro”.

6) No se concederá la autorización a internos considerados “de alto perfil” o que tuvieran regímenes de “visita restringida”.

7) En los casos en que no corresponda otorgar la autorización, de todos modos “deberá asegurarse que la visita cuente con medios de ventilación y recursos suficientes para evitar la deshidratación”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »