REDES SOCIALES

15 de octubre de 2017

Día de la Madre: Tres historias de mujeres inspiradoras

Entre la pérdida de un hijo, la lucha contra la enfermedad y el sueño de quedar embarazada, Nilda, Carina y Gisela son el ejemplo de tantas otras mujeres que encarnan el oficio de ser mamá

Este domingo se celebra el Día de la Madre. Lo conmemoran todas las mamás sin excepción: las que sufrieron una pérdida, las que luchan cada día por la salud de sus hijos, las que siempre soñaron con serlo y finalmente lo lograron. Nilda Gómez, Carina Schur y Gisela de Antón encarnan estas experiencias de vida y contaron cómo viven hoy la realidad que les tocó.

El 30 de diciembre de 2004 se convirtió en tapa de todos los diarios del país. Ese día, Nilda Gómez, como tantas otras madres, sufrió una pérdida que la acompañaría toda la vida. Ese día en Cromañón murió Mariano Benitez, su hijo.

La causa del fallecimiento de Mariano fue lo que inspiró a Nilda a estudiar Abogacía para así poder luchar en el juicio de Cromañón. "Mariano fue a un recital y la codicia y la corrupción terminaron con su vida", expresó entre lágrimas y declaró: "Ser mamá es lo más grande que me pudo haber pasado, aún a pesar de todo".

Carina opinó que ser mamá es seguir luchando y apostar al deseo. Su hijo Iván nació con parálisis cerebral y hoy asiste a una escuela común. "Tenía que aprender a no preguntar: 'cuándo va a hablar, cuándo va a caminar, cuándo se va a parar'. El tiempo tenía otra dimensión", manifestó.

Iván cursa el secundario común en una escuela muy prestigiosa de la ciudad, según relató su madre, y lo pudo hacer gracias a que tuvo la oportunidad de asistir a la escolaridad integrada. Agradecida, dijo Carina: "Las instituciones educativas nos abrieron las puertas".

Así como Carina nunca perdió la esperanza, Gisela soñó ser madre, luchó y finalmente lo logró. En una primera oportunidad, perdió a su bebe a los seis días y, luego de conseguir dinero a través de una campaña, pudo hacerse un tratamiento. Sin embargo, a los quince días le anunciaron que no estaba embarazada.

Tras varios años de lucha, Carina se convirtió en madre. "Soy una afortunada, tengo a mi hija y qué más puedo pedir", expresó. De todas formas, a cuatro años de la aprobación de la ley de fertilización asistida, denunció que no se cumple. Ella lucha para que otras mujeres que lo deseen puedan ser madres y sean asistidas en todos sus derechos.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »