Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Hoy es Miércoles 25 de Noviembre de 2020 y son las 01:54 /// Radio de Noticias - FM 91.9 - Santa Fe - Capital - República Argentina

  • 25.5º
  • Mayormente nublado

25.5°

EL CLIMA EN SANTA FE

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CORONAVIRUS

5 de abril de 2020

Un anticuerpo hallado en un sobreviviente de la epidemia del SARS reveló una vulnerabilidad en el nuevo coronavirus

El descubrimiento científico puede ayudar en el diseño de vacunas

Un anticuerpo recuperado de un sobreviviente de la epidemia de SARS a principios de la década de 2000 ha revelado una potencial vulnerabilidad del nuevo coronavirus en la raíz de COVID-19, según un estudio de los científicos del Scripps Research Institute, en California.

El estudio, publicado en Science, es el primero en cartografiar la interacción de un anticuerpo humano con el nuevo coronavirus a una resolución casi a escala atómica. Aunque el anticuerpo se produjo en respuesta a una infección de SARS (síndrome respiratorio agudo severo), causado por el virus SARS-CoV, reacciona de forma cruzada con el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2.

A través de este mapeo, los autores descubrieron que el anticuerpo que se produjo en respuesta a la enfermedad de 2003 se alojó en un punto casi idéntico en el virus que causa la pandemia actual. Por lo tanto, el hallazgo sugiere que hay un sitio funcionalmente importante y vulnerable para esta familia de coronavirus.

 

“El hallazgo puede ayudar en el diseño de vacunas y terapias basadas en la estructura contra el COVID-19, y estos también protegerían contra otros coronavirus, incluyendo aquellos que puedan surgir en el futuro”, explicó el autor principal del estudio Ian Wilson.

El especialista explicó que este anticuerpo no mata al nuevo coronavirus, pero su estudio ofrece una hoja de ruta a los científicos para saber a dónde deben enviar los anticuerpos para detenerlo.

El SARS-CoV, que causa el SARS, se originó en murciélagos, pero saltó a los humanos en el sur de China en 2002, infectando finalmente a más de 8.000 personas y matando a casi 800. El SARS-CoV-2, un coronavirus estrechamente relacionado que causa el COVID-19, surgió por primera vez en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019. Mucho más infeccioso que su primo viral, ha provocado una pandemia, causando muchos más casos de enfermedad y muertes. El desarrollo de una vacuna o incluso un tratamiento eficaz podría mejorar considerablemente la crisis, que ya dejó casi 65.000 muertos en todo el mundo.

Transportan el cuerpo de una víctima de coronavirus en el Centro Médico Wyckoff Heights, en el barrio de Brooklyn de la ciudad de Nueva York (Reuters)

Transportan el cuerpo de una víctima de coronavirus en el Centro Médico Wyckoff Heights, en el barrio de Brooklyn de la ciudad de Nueva York (Reuters)

La investigación se centra en un anticuerpo anti-SARS-CoV llamado CR3022 que fue aislado originalmente en 2006 por la compañía farmacéutica Crucell Holland B.V. en los Países Bajos. Un informe de científicos chinos a principios de este año indicó que el CR3022 reacciona de forma cruzada contra el COVID-19. El equipo de Wilson usó su experiencia en mapeo estructural para determinar cómo el anticuerpo se une al nuevo coronavirus.

Un hallazgo clave es que el anticuerpo se une a sitios similares en ambos coronavirus, diferenciándose por sólo cuatro bloques de construcción de proteínas llamados aminoácidos. Ese alto grado de similitud implica que el sitio tiene una función importante que se perdería si mutara significativamente.

Sin embargo, señalan que el anticuerpo se une mucho menos fuertemente al COVID-19 que al SARS, y no puede neutralizarlo en las pruebas de laboratorio como lo hace el SARS. Pero los hallazgos sugieren que el sitio de unión es una vulnerabilidad, y que los anticuerpos que se unen más estrechamente podrían neutralizar el virus.

Los hallazgos también indican que puede haber otros anticuerpos que neutralicen efectivamente el SARS y COVID-19, y tal vez hagan lo mismo con futuros coronavirus, dijo el equipo de Scripps.

"Nuestro objetivo final aquí es obtener información estructural sobre los anticuerpos y sus sitios de unión, y usarla para guiar el diseño de la vacuna contra, tal como nuestro laboratorio ha hecho con la influenza y el VIH", detalló el coautor del estudio Nicholas Wu.

El laboratorio Wilson es conocido por sus estudios estructurales pioneros de anticuerpos ligados a virus como el VIH y la gripe. Estos estudios han sido utilizados para informar los diseños de vacunas y drogas de anticuerpos, así como otras terapias. Junto con cientos de otros laboratorios alrededor del mundo, el equipo de Wilson está ahora enfocado en el SARS-CoV-2.

 

Fuente: infobae.com

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »