Martes 11 de Agosto de 2020

Hoy es Martes 11 de Agosto de 2020 y son las 18:12 /// Radio de Noticias - FM 91.9 - Santa Fe - Capital - República Argentina

  • 13.5º
  • Mayormente soleado

13.5°

EL CLIMA EN SANTA FE

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

27 de enero de 2017

Quique Leiva y Gusano Vera gozan de una pileta en el pabellón

Uno fue condenado por matar a González Montaner y el otro por el femicidio de Griselda Correa, su expareja. Hoy "refrescan" sus penas

A menos de un año de haber recibido su condena, Juan Abel "Quique", Leiva y Cristian "Gusano" Vera lograron despertar, una vez más, la indignación de los santafesinos luego de que se filtre una fotografía tomada desde un celular con una pileta de fondo en el pabellón donde se encuentran alojados en la cárcel de Coronda.
La fotografía fue tomada en el patio central del pabellón Nº 7 Norte del penal más grande de la provincia. Pese a que se desconoce quién tomó dicha fotografía, quedó expuesta, otra vez, la connivencia entre el Servicio Penitenciario y la misma población penal en el ingreso de telefonía celular, situación que ya no es ninguna novedad y que es un claro secreto a voces en los pasillos de la cárcel. Además, se confirmó que en los penales de Piñero, Unidad Nº 6 y el mismo Coronda, hay 15 piletas habilitadas por las autoridades.
La ley no dice nada
Pese a que en varias oportunidades la cúpula penitenciaria se cerró herméticamente, en este caso su titular, Pablo Cococcioni, no tuvo problemas en dar su punto de vista sobre la foto de los dos reos que purgan condena por homicidio: Leiva por la muerte de Walter González Montaner y Vera por el femicidio de Griselda Correa.
"En primer lugar habría que aclarar que el hecho de que exista o se autorice en algunos casos o una pileta o demás no es algo ilegal, en todo caso podrá opinarse sobre el mejor o peor criterio que esto implica", dijo Cococcioni a UNO.
"La ley no lo prohíbe, por lo tanto de ninguna manera se trata de un privilegio o de algo clandestino", agregó el titular del Servicio Penitenciario.
El funcionario indicó también que la autorización se dio "pensando en la situación de las visitas, fundamentalmente en que hay mujeres y niños que pueden sufrir los efectos de la ola de calor".
"El castigo al delincuente no puede implicar el castigo a la familia. Someter a una criatura, a un lugar de encierro, donde hace calor y no darle una mínima posibilidad de aliviar esa situación a nosotros nos parece, sinceramente, una desubicación", explicó Cococcioni.
Por último, el funcionario reconoció que la situación puede dar lugar a la crítica en relación a que si el régimen penitenciario puede ser más duro o benévolo. "Eso es una cuestión distinta, pero las piletas están autorizadas y principalmente con esa finalidad, teniendo en cuenta no tanto el preso, sino más bien su familia", concluyó.
El dolor que nunca cesará
Tras difundirse la foto, la bronca e indignación en los familiares de las víctimas no tardaron en hacerse sentir en la opinión pública. Es el caso de Raúl González Montaner, padre de Walter –muerto a raíz de un disparo de arma de fuego que le propinó Leiva en el bar Fiji, de Santiago del Estero y 25 de Mayo, en 2013.
"Es algo insólito. Quique Leiva no es un hombre más, es una lacra que no puede reinsertarse nunca más en la sociedad", opinó don González Montaner.
"Esto es una falta de respeto a las autoridades, al pueblo argentino, a la ley misma –expresó–. Yo quiero que Cococcioni se ponga los pantalones largos. Hay cosas que no deben hacerse", agregó González Montaner.
Otra voz que marcó su repudio durante la jornada de este jueves fue la de Susana Montes, madre de Griselda Correa –asesinada de seis tiros por Vera en la noche del 20 de agosto del 2013. "Al ver esa foto es como que aumentó mi dolor todavía. ¿A dónde está la justicia que tanto pedí por mi hija? Él parece que está de vacaciones cuando uno acá afuera se gana el día a día para poder vivir", sostuvo.
"No es la primera vez que él hace eso, siempre escribe en el Facebook que para él estar en la cárcel es estar de vacaciones. Se burla de la gente", dijo Montes y comentó: "Si autorizan eso, que vengan y me hagan una pileta acá donde yo vivo, en un rancho que alquilo el cual próximamente se venderá".
"Yo no puedo volver a mi casa anterior, porque me hace mal", sentenció Montes, quien tuvo que soportar ver cómo asesinaron a su hija de seis disparos delante de sus ojos.
Dos crímenes que no se olvidarán
Tanto Leiva como Vera cumplen condenas por violentos hechos que marcaron a la capital provincial en materia criminal. "Quique" fue condenado por el juez de Sentencia Enrique Álvarez en febrero de 2016 a una pena de 24 años de prisión efectiva, por el crimen de Walter González Montaner y una tentativa de homicidio. Aquel fallo fue apelado por la defensa del exbarra de Colón y también por la querella del caso en junio del año pasado. Dos meses después, el tribunal de jueces camaristas, compuesto por Sebastián Creus, Roberto Prieu Mántaras y Martha Feijoó, desestimó la solicitud de la defensa y agravó aún más la pena, llevando la sentencia a 22 años de prisión y, a su vez, le unificaron la condena anterior, de ocho años, por lo que deberá cumplir 30 años en la cárcel.
Por su parte, "Gusano" Vera fue condenado a prisión perpetua –25 años– por haber asesinado con seis disparos a su expareja y madre de su hija, Griselda Correa. Esa resolución fue apelada en la Cámara de Apelaciones en agosto del 2016 y aún espera la resolución del juez, Prieu Mántaras, el cual deberá determinar si el fallo queda firme o tiene un nuevo capítulo en la Justicia provincial.
fuente DIARIO UNO 
por Ignacio Mendoza - [email protected]
 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »