INTERNACIONALES

21 de octubre de 2019

Watchmen: La serie que todos van a ver

¿Qué pasó con el sueño norteamericano? Se ha vuelto realidad. Alerta de Spoilers.

El domingo a las 23 hs. una serie se ha estrenado en HBO. Watchmen presentó su primer episodio. Damon Lindelof ha calificado su creación televisiva como un “remix” de la novela gráfica escrita por Alan Moore y Dave Gibbons. Muchos se preguntan si deben leer el comic o no. Si bien hay un consenso de que el libro ayudaría a entender el contexto, tenemos que contestar, susurrando: “NO”.

Ayer, tanto los newbies del universo Watchmen como los que ya lo conocíamos estábamos frente a un material nuevo desde la primer secuencia, una película muda que parece parodiar tanto a los filmes del llanero solitario de los que hablaba mi padre junto con “El nacimiento de una nación” pero la vuelta de tuerca está llevada a un extremo: el héroe en ese film desprovisto de sonido es negro “The Black Marshall of Oklahoma” y castiga al Comisario que ha estado robándole el ganado a los campesinos. Es un hecho no menor, la gente de color en Norteamérica tuvo durante siglos la prohibición de llevar armas de fuego. 

El plano se abre y vemos la ciudad de Tulsa, en 1921 durante los disturbios raciales, una masacre de dos días donde fueron masacrados ciudadanos negros de la ciudad por grupos supremacistas blancos.

El plano se vuelve a abrir y estamos en 2019. En el medio están los sucesos del cómic que también se pueden ver en la película. No debe sorprender que llegue la adaptación de esta novela gráfica, precisamente porque las novelas gráficas se llaman así por “Watchmen” y “V for Vendetta”, también de Moore, y “The Dark Knight returns”. Otro dato de color, es uno de los mejores 100 libros de la historia, el único comic en la lista.

La serie nos muestra a brave new world. Watchmen se arriesgó a forjar un impacto visceral mostrando la violencia racial tanto actual como antigua. Lindelof la hace su tema en la serie, así como Gibbons y Moore lo hicieron en el comic con la Guerra Fría y la amenaza de exterminación masiva.

El papel de Don Johnson como el jefe de la policía de Tulsa le queda bárbaro, es el único del poder policial al que se le conoce la cara, en este universo los policías tienen permitido no solo la tortura sino el anonimato, todos usan máscaras para proteger su identidad de forma corporativa, casi sectaria. Es la cara de las fuerzas represivas del estado. Los detectives de la policía tienen su traje y alter ego, la detective Angela Bar es Sister Night y Tim Blake Nelson es Looking Glass por ejemplo, son policías que llevaran el imperativo de cumplir su deber a cualquier precio, lo cual nos hace preguntar sobre las garantías del proceso policial o penal, nos hace preguntarnos en la serie como lo hacemos en el comic ¿Quién vigila a los vigil..?

Los personajes enseguida enfrentan una renovada amenaza terrorista, The Seventh Kalvary, el séptimo regimiento, una organización con todos los parecidos posibles al K.K.K., que ha estado adormecida por un tiempo pero que ahora resurge usando máscaras de Rorschach (Rorschach en el comic era un vigilante todavía activo, es el narrador de la historia,  siempre operó con una moralidad brutal conectada con la derecha norteamericana).

La escena de acción en el episodio es genial, incluso la aparición de la nave de Búho Nocturno, otro vigilante de los comics nos hace pensar que el operativo en un rancho ganadero y la carnicería que se desata es solo un capitulo mínimo de la violencia racial en el sur de Estados Unidos durante un siglo. El enfrentamiento entre las fuerzas de la ley y un grupo de supremasistas blancos, fuertemente armados funciona como contrapunto perfecto del inicio del capítulo.

Y sin embargo, esa es la punta del iceberg, veremos que nos da la serie en los capítulos que vengan.  Ozysmandias sigue siendo el hombre más listo del cenicero. El reloj corre...tik tac, tik tac, tik tac pero en un mundo donde el tiempo es relativo no sabemos si eso debe importarnos. Una paradoja de la que Einstein no escapó, su padre era relojero y el cambió eso para siempre. 

Watchmen es una serie que hay que ver y analizar con detenimiento, que no le deja nada fácil al lector ni al espectador. HBO sigue haciendo cosas de calidad, a ver si Netflix aprende de una vez por todas.

A tener en cuenta

-No hay historia de origen más icónica de un superhéroe en los comics que el de un bebé huérfano llorando en el campo después de un choque. ¿Ese niño será Hooded Justice, el primer vigilante que conocemos en el comic?

-Crawford quiere mover al oficial herido a la comisaría lo que nos da una pista del peligro que supone a los policías revelar su identidad.

-Robert Redford presidente de Estados Unidos después de Nixon y hasta la actualidad. “¿Robert Redford, el actor? ¿Y quién es el vicepresidente? ¿Jerry Lewis?”.

-No hay teléfonos celulares en esta versión de 2019.

-”American Hero Story” es un homenaje a “American Crime Story”

-La capsula donde se lleva a cabo el interrogatorio es un homenaje al thriller político “The Parallax View” donde el mismo Warren Beatty se confunde a la hora de entregar un Oscar, ah, no perdón, es un periodista que se trata de infiltrar en una organización responsable de asesinatos políticos.

-El comic nos presenta el fenómeno de los vigilantes enmascarados retirados después de la sanción de la Ley Keene en 1977 y como ahora en 2019 cada policía tiene derecho a no mostrar su rostro.

-¿Por qué el mayordomo de Ozysmandias a.k.a. Adrian Veidt le da una herradura para cortar el pastel?

-¿Volverá el milagro termodinámico conocido como Silk Spectre?

-Esperamos ver a Dr. Manhattan. Vos sabes que sí.

 

Por Daniel Martín Maidana.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »